June 16, 2022

Rehabilitación energética de edificios 2022: Qué es, fases de actuación, ayudas y más

La transición energética está acelerando procesos que hace unos años estaban muy poco desarrollados. La Unión Europea, en consonancia con el Pacto Verde Europeo, ha establecido una serie de directrices para que todo el parque de edificios del continente sea lo más eficiente posible. Para ello, los planes de rehabilitación energética de edificios se están están multiplicando para aquellos de nueva y vieja construcción. 

La neutralidad de carbono que promueve la Unión Europea para el año 2050, viene también de una nueva confección en la forma de construir. Con ello, nos referimos a que las nuevas viviendas e industrias deben estar protegidas y equipadas con los equipos más eficientes. Pero ¿En qué consiste exactamente? ¿Por qué pasos tengo que pasar para llevar a cabo una rehabilitación energética de un edificio? Todas la claves, te las desvelamos desde Plena Energía. 

¿Qué es la rehabilitación energética de edificios?

La rehabilitación energética de edificios es un proceso de análisis y reconstrucción que tiene cómo objetivo principal reducir sus emisiones de CO2 para participar en el proceso de transición energética

Realmente, la meta final es lo que la Unión Europea llama, edificios de cero emisiones. En la práctica, estos son definidos como construcciones de un alto rendimiento energético en los que se utiliza energía procedente de fuentes renovables. Además, la rehabilitación energética pasa por usar la menor cantidad de electricidad posible. De modo que, si sumamos este precepto, con el origen de esta, obtenemos esa elevada rentabilidad energética de la que hablamos. 

¿Es obligatoria la rehabilitación energética de edificios?

Los objetivos del Pacto Verde Europeo son claros de cara al año 2050: La huella de carbono debe ser neutra. Para ello, los hábitos de consumo y las instalaciones de muchos inmuebles tienen que adaptarse a los nuevos tiempos de la eficiencia energética. Actualmente, no es obligatoria la rehabilitación energética de edificios existentes, pero la cosa puede cambiar en los próximos años. 

El objetivo de España para el año 2030 es que el 30% del parque de edificios ya cuente con las características del plan de rehabilitación energética. Esta cifra es un 10% menor de lo que se ha fijado en la Unión Europa, la cual, tiene planes más ambiciosos. 

Sea como fuere, la situación es preocupante. Solo el 16% de los edificios españoles cuentan con una etiqueta de eficiencia energética por encima de las letras E, F y G. Para más inri, los inmuebles que disponen de la máxima distinción apenas suman el 0.30% del total. Sin duda, cifras muy preocupantes por las que es imprescindible un plan de estado de rehabilitación energética de edificios. 

rehabilitación energetica edificios trabajador
La rehabilitación energética de edificios es una buena oportunidad para las empresas para generar empleo y negocio

¿Cuáles son los edificios que necesitan rehabilitación energética?

El conjunto de inmuebles de nuestro país es un claro ejemplo de la poca cultura energética que existe. La mayor parte de ellos, se construyó durante las décadas de los 80-90, tiempos donde no existía el concepto de cambio climático y la eficiencia energética solo era un asunto para unos pocos usuarios. Con la llegada de la transición ecológica, la rehabilitación energética de los edificios se ha puesto en boca de todos, en especial, para todos aquellos construidos en aquella época. 

Los objetivos del plan de rehabilitación energética son los siguientes: 

  • Edificios de nueva construcción: Se ha establecido que, para el año 2030, todas las construcciones de nueva obra sean de cero emisiones.
  • Edificios existentes: Para aquellos que ya se han construido y necesitan una rehabilitación energética, se estima que para 2050 todos deben tener equipados los nuevos equipos y sus características verdes. 

¿Cuáles son las fases de la rehabilitación energética de edificios?

Para entender cómo llevar a cabo un proceso de rehabilitación energética para nuestro edificios, deberemos tener en cuenta una serie de fases que tendremos que seguir. No hay ninguna obligación de pasar por todas ellas, pero cuántas más cumplamos, más eficiente será nuestro inmueble y mayor certificación tendremos. Atento: 

  • Reducción de la demanda: Debemos ahorrar el máximo de energía posible. Por ello, es importante que nuestro inmuebles esté bien aislado, orientado y esté protegido de la radiación solar y posibles infiltraciones de agua o aire. 
  • Reducción de consumo: En definitiva, lo que buscamos luego es mejorar el rendimiento de nuestras instalaciones y equipos. Para ello, es necesario sustituir calderas, aires acondicionados, etc. por equipos más eficientes.
  • Implantación de renovables: Una vez determinados los problemas de consumos, la mejor solución pasa por instalar equipos de energía renovables. Aquí entran en juego la solar fotovoltaica o la termosolar.
  • Gestión energética: El último paso es relativo a la monitorización y gestión de la energía. En este paso, es importante contar con auditorías que controlen nuestros consumos o establecer normativas internacionales como el ISO 50.001.

¿Qué se puede hacer para llevar a cabo la rehabilitación energética?

Ya hemos dado algunos tips para determinar si nuestro edificio requiere de una rehabilitación energética. Sin embargo, vamos a profundizar un poco más y te detallaremos algunas medidas que puedes llevar a cabo para que tu casa o negocio sea lo más eficiente energéticamente posible. ¡Vamos allá!

  • Alumbrado: Una buena medida es ver los consumos de las bombillas que tenemos en nuestro edificio. Nuestra recomendación es que sustituyas todo el sistema a luces LED, las más eficientes.
  • Climatización: Es importante actualizar los equipos de climatización a aquellos que tengan una certificación energética alta o por aerotermia. Además, es clave saber controlar los consumos adaptando las temperaturas a cada estación del año.
  • Agua caliente sanitaria (ACS): Al igual que la climatización, el ACS también puede generarse de forma eficiente mediante sistemas de aerotermia o termosolar. Otra opción puede ser la sustitución de calderas por calentadores eléctricos, por ejemplo.
  • Aislamientos: Un buen inmueble hermético es importante para no consumir más energía de la que debemos por frío o calor, por ejemplo. Para ello, que estén construidos en una orientación correcta o sus paredes y ventanas estén bien aisladas de viento, rayos solares o lluvia, es clave. 

¿Existen ayudas para la rehabilitación energética de edificios en 2022?

Actualmente, solo existe un programa de ayuda a nivel estatal que ofrece subvenciones a todos aquellos usuarios que requieran de una rehabilitación energética de sus edificios. Este es el PREE 5000, financiado con los fondos Next Generation provenientes del plan de recuperación, transformación y resiliencia del Gobierno. 

El PREE 5000 es un programa de ayudas para la rehabilitación energética de edificios en localidades de menos de 5.000 habitantes. Por tanto, si vives en una capital o ciudad importante, no vas a poder acceder a estos fondos. Este proyecto subvenciona parte de las inversiones que realice un usuario para mejorar la eficiencia de su edificio, llegando a costear hasta el 40%

Además, si realizas inversiones para adquirir equipos de energías renovables, debes saber que también hay otros programas diferentes. La solar fotovoltaica es la gran beneficiada, donde existen ayudas individuales, tanto directas como en forma de deducciones fiscales. Pregúntanos a Plena Energía y te ayudaremos con su tramitación

Conclusiones 

La rehabilitación energética de edificios se ha convertido en un tema candente este año 2022. El avance de la transición energética, unido al de las consecuencias del cambio climático, está provocando que muchas construcciones necesiten una readaptación a nuestros tiempos. Y no lo decimos nosotros, lo dice la Unión Europea con sus objetivos de cara al año 2050. 

Las medidas para la rehabilitación energética de edificios se pueden llevar a cabo en un proceso de cuatro fases: Reducción de demanda, disminución de consumo, implantación de energías renovables y gestión energética. Si consigues realizar todas estas fases, podrás conseguir un certificado de eficiencia energética que situará a tu inmueble como uno de los pocos con cero emisiones.